El retablo de San Marcos de la Seo de Manresa

Introducción.
Internet tiene cosas buenas pero tiene muchas de malas, he estado mirando cómo trataban a Arnau Bassa y he salido bastante decepcionado: he visto el retablo del Espíritu Santo de Pere Serra de la Seo de Manresa atribuido a Arnau Bassa con el nombre de retablo de San Marcos; he visto la consagración episcopal de San Aniano del retablo de San Marcos y dicen que es la consagración de San Marcos. El retablo de Jaume Huguet de los santos Abdón y Senén que se conserva en Terrassa, también hay quien lo atribuye a Arnau Bassa, etc.
Cuando este retablo tras una cuidadosa restauración se instaló en la Seo de Manresa, en el ábside, entre las capillas de la Virgen de Montserrat y el órgano, empezaron a alzarse voces de estudiosos que consideraban que no se había seguido correctamente el orden de lectura. El retablo se divide en tres partes o calles verticales y actualmente leemos de arriba abajo la columna de la izquierda, después de arriba abajo la central y finalmente la tercera columna a la derecha. Diferentes estudiosos consideran que las columnas exteriores (derecha e izquierda) están invertidas y que la lectura debería hacerse a partir de la derecha y de arriba abajo hacia la izquierda . Todavía hay culturas que leen de esta manera y fotografías antiguas que acreditan la distribución de acuerdo con la fotografía inferior. No tengo la más mínima capacidad para posicionarme, sólo lo constato y aporto como novedad para facilitar la tarea a los estudiosos, las dos composiciones.
Retablo que podemos ver actualmente en la Seo de Manresa.
Fotomontaje del mismo retablo que muestra cómo era antes de la restauración. Se ha aplicado un tono sepia porque existe alguna fotografía de principios del siglo XX y es tal como los historiadores lo verían, la diferencia está en la calidad digital de la imagen.
Síntesis Histórica.
El retablo fue encargado por el gremio de zapateros de Barcelona a Arnau Bassa (hijo de Ferrer Bassa) en 1346, para situarlo en la capilla gremial que tenían en la Catedral; casi cien años después (1437) los zapateros pasaron a una capilla mayor y les pareció que el retablo desmerecía al gremio, por lo que pidieron a Bernat Martorell un nuevo retablo de mayores dimensiones pero inspirándose en el antiguo. Aproximadamente por la misma época (1432) en Manresa se construía a tocar el Puente Viejo, una pequeña capilla dedicada a San Marcos, de alguna manera deberían saber la existencia del viejo retablo de Bassa y lo adquirieron, pues las medidas del retablo encajaban perfectamente con las dimensiones de la pequeña capilla. El hecho de que ambos retablos tuvieran el mismo guión historiográfico y se instalaran en tan poco tiempo de diferencia en Manresa y Barcelona, ​​hizo creer a los estudiosos que ambos eran de Bernat Martorell. El retablo de Arnau permaneció en esa pequeña capilla a tocar el río más de cuatro siglos hasta que finalmente fue adquirido por los hermanos manresanos Soler y March al comenzar el siglo XX y lo entregaron a la Seu de Manresa. Pocos años después se ubicó el Museo recién inaugurado.
Después de la guerra civil y para vestir un poco el edificio, en el año 1956 el retablo se hizo restaurar y se instaló en el lugar donde se puede contemplar hoy. El retablo tal como lo podemos ver ahora consta de tres calles y dos montanes centrales, se considera que habría podido tener montantes a ambos lados y una predela con 4 ó 5 imágenes, pero hay quien opina que quizá no habría tenido nunca predela, ya que históricamente nos situamos en el momento que nacen los retablos y este tipo de muebles estaban en estado de evolución. La obra de Arnau Bassa es muy escasa y esto da más valor al retablo de San Marcos, se considera que tanto él como su padre Ferrer Bassa, podrían haber muerto durante la época de la Peste Negra.
El padre de Arnau, Ferrer, aun trabajaba principalmente los trípticos o polípticos, no los retablos planos tal como es el que presentamos.
En las fotos siguientes se puede ver un símil de tríptico, en este caso neogótico. Nos permite entender que era un mueble con dos puertas que podían cerrarse y cuando interesaba las abrían y quedaban las tres tablas a la vista tal como podemos ver en el retablo de Arnau. En este modelo mostrado, en lugar de una pintura en la parte central hay suficiente espacio como para acomodar una imagen. Como es fácil de entender las puertas iban pintadas por dentro y por fuera. 
Este mueble fue diseñado por Camil Pallàs, arquitecto de la Diputación de Barcelona, antes de restaurarse la Generalitat de Cataluña para ubicar la Custodia en el altar mayor de la Seo de Manresa. El cambio de ritos que surgió del Concilio Vaticano II, fue la excusa para no acabar nunca el altar y la pieza fuera a parar a un almacén de la Seu. En la foto superior podemos ver al artista manresano Pere Roca (para saber más), en su taller trabajando en una de las piezas (fotografía cedida por el Sr. Roca); si observamos la parte superior de la pieza y la comparamos con el mueble acabado observaremos que tiene una forma ojival y en el mueble hay unos cuadrifolios, este cambio fue decisión del arquitecto.
En el modelo de tríptico presentado que se conserva en el Museo de la Seo de Manresa, las letras están hechas con minúsculas plumas de ave.
La capilla.
La capilla que llamamos de San Marcos, tiene esta advocación desde hace poco más de cincuenta años. Los edificios góticos, sus capillas y la carga simbólica que llevan implícita merecen un tratamiento mucho más extenso. La capilla fue construida en el momento que se construye el ábside de la Seo de Manresa poco más allá del año 1330 y sufragada por el jurisconsulto manresano Ramón de Iglesias. Inicialmente fue dedicada a San Joaquín y Santa Ana (abuelos de Jesús) en la clave de bóveda podemos ver la Santa enmarcada en una estrella de ocho puntas. En simetría, al otro lado del ábside en la clave de bóveda de la capilla que exhibe el retablo de San Miguel y San Nicolás, podemos ver a Juan Evangelista, aparentemente todo muy normal. El templo de Jerusalén tenía en su entrada dos columnas conocidas con los nombres de Boaz y Jakin. La iglesia católica adopta la simbología asociada a estas columnas y a un lado del ábside podemos encontrar la casta sacerdotal y al otro, el poder real.

El retablo.
A Arnau le dieron mucho trabajo y poco espacio, pero sabía cómo gestionarlo. A diferencia de retablos más modernos donde cada escena se representa en un cuadro independiente y luego se clavan todos los cuadros o escenas sobre un chasis de madera, en este retablo tenemos solamente un soporte de madera vertical donde se han pintado todas las escenas sin separación ni tapajuntas entre ellas. Arnau aún necesita más espacio y divide la mayoría de escenas en dos escenarios independientes, separándolas con perspectivas, ángulos y colores diferentes. La descripción se hará siguiendo el actual orden de lectura, empezando por la parte alta de la izquierda.
En esta escena tenemos que saber reconocer tres historias independientes y tres escenarios a pesar de estar todo encajonado en el gablete triangular:
  • Podemos ver a san Pedro, un hombre de más edad y con más canas, predicando la palabra de Dios sobre un ambón a unas personas que le escuchan.
  • En un plano inferior vemos a San Marcos escribiendo su Evangelio y ante sí un grupo de personas seguramente hablándole de los Hechos de los Apóstoles.
  • A la derecha y en otro ambiente podemos interpretar como Pedro le comenta a Marcos que tiene que ir hacia Alejandría a predicar la palabra de Dios.
En esta escena hay dos escenarios independientes:
  • A la izquierda vemos a Marcos que ya se encuentra en Alejandría y va al taller de un zapatero para que le arregle el calzado, se da el caso que el zapatero que se llama Aniano, acaba de cortarse con un cuchillo y le muestra a Marcos la herramienta y la herida, junto al zapatero vemos dos operarios, una mesa con un manto y varios pares de zapatos.
  • A la derecha aunque solapando la parte izquierda, vemos a Marcos curando milagrosamente Aniano en compañía de su esposa y otros personajes que contemplan el prodigio.
Podemos observar como el autor va alternando (derecha o izquierda) el tono rosado de los decorados para enfatizar la separación de escenarios. Hemos de tener en cuenta que a diferencia de otros retablos mas modernos, aquí aun no hay marcos ni cenefas que separen los cuadros, por esto tiene que combinar los colores para separar las historias.
  • En el lado izquierdo vemos Marcos predicando la palabra de Dios en casa de Aniano con su esposa y un grupo de amigos. Hasta ahora hemos visto Aniano siempre con un mismo sombrero, posiblemente un distintivo gremial.
  • En el lado derecho del escenario se muestra un edificio que podríamos considera el baptisterio de una iglesia. Aniano y su esposa reciben el sacramento del bautismo por parte de Marcos. Curiosamente lo hacen dentro de una pila bautismal, que utiliza para hacer un bautizo por inmersión, formula obsoleta incluso en tiempos de los Bassa.
Hemos visto la calle de la izquierda y ahora pasaremos a la calle central, este solo tiene dos escenas: la superior con gablete y la inferior que es de tamaño doble. En esta escena sólo hay un escenario pero además juega con la complicidad de los montantes.
  • La crucifixión tiene lugar fuera de las murallas de Jerusalén y sobre un pequeño promontorio de tierra que representa el Gólgota o Calvario. Abajo a la izquierda hay un grupo homogéneo de santas personas donde podemos interpretar a María y Juan. A la derecha vemos a un grupo de soldados que comentan los hechos.
  • Las figuras que vemos en los dos montantes que acompañan la crucifixión llevan unas filacterias (es lo que hoy llamamos "notas al pie", presentaban comentarios o citas bíblicas que ayudaban a interpretar mejor la escena) que relatan salmos de David relacionados con la muerte de Jesús.
  • Sobre las figuras de los montantes podemos reconocer los distintivos del gremio de zapateros de Barcelona.
Llegamos a la escena principal del retablo que ocupa el doble de espacio de las colaterales.
  • La escena transcurre en el interior de una iglesia a pesar de ver sólo la mesa del altar, un frontal bordado y un libro abierto sobre un cojín. Dos etiquetas identifican los personajes: Aniano y Marcos. Aniano revestido con una capa llena de zapatos bordadas recibe mitra y báculo por parte de Marcos que lo consagra obispo de Alejandría.
Acompañan esta composición seis figuras en los montantes laterales, todas miran hacia la consagración:
  • En el montante izquierdo podemos encontrar de arriba abajo: la Virgen en el momento de la Anunciación, una santa con una palma y una cruz; hay quien piensa que se trate de santa Elena y abajo santa Clara.
  • En el montante derecho podemos encontrar de arriba abajo: el arcángel Gabriel, debajo santa Catalina y abajo de todo una reina mártir no identificada. Las identificaciones de las imágenes de los montantes, se tienen que tomar con todas las reservas posibles, pues diversos historiadores no lo tienen claro.
Finalmente llegamos al lado derecho donde termina la historia. Las maderas han sufrido mucho el paso de los años y a pesar de la restauración de la parte anterior y de la parte posterior, son bien visibles los daños tanto en la madera como en la pintura. Hasta ahora hemos conocido Aniano, le hemos seguido hasta su consagración episcopal, ahora asistiremos al trágico desenlace del guión y la muerte de Marcos.

En la figura superior y en el gablete podemos ver en un solo escenario como Marcos con atributos episcopales es apresado por dos hombres mientras oficia una misa en compañía de unos monaguillos. De este dibujo podemos fijarnos en unos cuantos detalles:
  • Ofrece una perspectiva frontal para el retablo del altar y una curiosa perspectiva lateral para la mesa y el libro.
  • Detrás del altar podemos ver las preceptivas puertas de acceso a las dos sacristías.
  • Sobre el altar un cielo cubierto de estrellas que representa la bóveda de una iglesia.
  • La misa se dice de espaldas al pueblo tal como era preceptivo en ese momento.
En esta escena volvemos a recuperar las dos historias con decorados independientes aunque algo confusos.
  • A la izquierda podemos ver a Marcos desnudo, sólo conserva la mitra, arrastrado por una cuerda que le han atado al cuello por las calles de una ciudad. Uno de los verdugos lleva una bandera hecha con un trozo de capa episcopal y un grupo de ciudadanos lo miran y comentan.
  • A la derecha Marcos se encuentra en el calabozo y un verdugo lo vigila a través de una ventana (antes de la restauración en esta ventana había unos barrotes pintados). Marcos arrodillado, desnudo y con la mitra, recibe unas visitas muy especiales: un ángel y Jesús, aunque no consta que ambos personajes visitaran Marcos al mismo tiempo.
La escena final del retablo vuelve a estar dividida en dos partes una exterior y otra en el interior de un edificio. A pesar del estado de conservación de la pintura se puede seguir bastante bien la historia.
  • En la parte izquierda volvemos a encontrar Marcos desnudo, con mitra y arrastrado por los verdugos pero ya está muerto. La intención es quemar Marcos pero una intensa granizada termina asustando a la gente. Podemos observar un cielo negro y amenazador y un ángel que lleva el alma de Marcos en formato infantil y que en ningún momento ha perdido la mitra.
  • En la parte derecha vemos el interior de una iglesia donde otro obispo, posiblemente Aniano está celebrando un funeral digno a Marcos, al lado hay un diácono con dalmática y un libro abierto.
Notas complementarias.
  • Marcos es uno de los cuatro evangelistas, su símbolo es el león, murió mártir el año 68 en Alejandría y sus reliquias se conservan en Venecia.
  • Aniano expandió la iglesia de Alejandría y murió a mitad de los años 80 y de muerte natural.